Fuente: Centro José Guerrero

matias costa

Costa se ha aproximado a comunidades que han sido proyectadas, como la esquirla de un proyectil, como la ganga escupida por la boca de la mina, lejos de los grandes proyectos en cuyo seno nacieron. ¿Busca Matías Costa identificarse con esos colectivos a los que visita en diversas campañas, sea por encargo, sea por interés personal? Su intención, declarada o inconsciente, es la de practicar la inadecuación como herramienta íntima y política. Por ello, trata de adivinar lo que esos seres humanos y lugares ajenos tienen de espejo. A lo largo de ese proceso, una paradójica pulsión de archivo y de destrucción le lleva a escribir en sus cuadernos, pegar, despegar, pintar, tachar para buscar aquello que reverbera, desde fenómenos aparentemente ajenos, en su propia vivencia del mundo. Así, Costa no es un artista del objeto, del medio, del material ni del concepto; es un artista del proceso. Y su vida un transcurso marcado por todos los títulos de la otredad (exiliado, refugiado, migrante, solo, huérfano de una u otra manera) que lo convierten en el habitante, más que de un lugar, de un tránsito. El de quien lleva consigo la deriva nómada de las generaciones que le preceden.

Leer más

  • Todo
  • Montajes
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
Ver más Pulse SHIFT para ver todo Ver todo

Contenidos

Los contenidos de este sitio son los relacionados con la actividad del Estudio, la propiedad de los mismos es relativa a cada autor.

Si tiene alguna duda o comentacio al respecto, puede escribirnos desde la sección de contacto.

Encuéntranos en las RRSS

Colaboramos con

Te Doy La Luna